Inicia sesión / Regístrate
Canción actual

Title

Artist


Comida Chatarra

El término “comida chatarra” se usa para describir los alimentos con poca cantidad de los nutrientes que el cuerpo necesita y con un alto contenido de grasa, azúcar y sal, elementos que el cuerpo puede obtener en exceso con mucha facilidad. Las frituras, las golosinas y las bebidas gaseosas suelen considerarse comida chatarra. Si te gustan estos alimentos, la clave está en comer pequeñas porciones para lograr obtener los nutrientes que el cuerpo necesita diariamente.

5 C´s
  • Comida rápida
  • Cuentan con empaquetados de fácil acceso
  • Cantidades de azúcar, grasa y/o sal más altas de lo recomendado
  • Carecen  de nutrientes en comparación con los alimentos naturales, ya que les fueron eliminados fibra y vitaminas
  • Colorantes y saborizantes: son químicos que añadidos a los productos para que tengan colores y sabores intensos que hacen que quieras comer más

La comida chatarra es difícil que te disguste, es sabrosa pero insalubre por lo que la ingesta excesiva conduce a la obesidad. También se le conoce como comida basura, comida rápida o comida de conveniencia, todo lo cual incluye: refrescos azucarados, pasteles, pizzas, tamales, hamburguesas, carnitas, tacos, hot dogs, frituras, chocolates, botanas no vegetales y carnes semielaboradas. Generalmente todo lo que va después de la frase: “se me antoja”.
Ahora que ya conoces las principales características de la comida chatarra, no tienes más pretextos, será muy fácil que la identifiques. Lo importante será resistirte ¿no crees?
La comida rápida es una solución para muchos, aunque sus componentes puedan no ser los más saludables. Según indica un informe de 2014 de EAE Business School, el gasto en comida rápida en España en 2013 fue de 1.862 millones de euros, un 1,20% más que en 2012. Ahora, si bien estas cifras son leves en comparación con otros países del mundo, estos alimentos se consumen cada vez más y sus consecuencias para el organismo son graves.

  1. Problemas de memoria y aprendizaje: En 2011 en el American Journal of Clinical Nutrition reveló que las personas saludables que comían comida basura durante tan solo 5 días obtenían resultados bajos en pruebas cognitivas que evaluaban la atención, la velocidad y el humor.. Es posible que se derive del hecho de llevar dietas pobres y tóxicas que pueden generar ciertas reacciones químicas que llevan a la inflamación del hipocampo, asociada a la memoria y el reconocimiento.
  2. Depresión entre los jóvenes: Los adolescentes padecen diversos cambios hormonales, haciéndolos susceptibles a los cambios de humor y de conducta. Las dietas saludables son fundamentales para mantener los cambios hormonales a raya, y como la comida basura carece de nutrientes esenciales, el riesgo de padecer depresión aumenta en un 58% si se come muy seguido.
  3. Fatiga y debilidad: Si integras alguna forma de comida basura en todas las comidas del día durante un cierto período de tiempo puedes desarrollar fatiga crónica, llevando tus niveles de energía a un nivel tan bajo que puede resultar difícil llevar a cabo las tareas más sencillas.
  4. Problemas digestivos: Como reflujo o síndrome de colon irritable, ya que este tipo de alimentos se fríen y el aceite en la comida se deposita en las paredes del estómago y aumenta la producción de ácido, lo que irrita el estómago y agrava el reflujo y la digestión. La falta de fibra obstaculiza la digestión y aumenta el riesgo de padecer hemorroides y constipación.
  5. Aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares: La comida rápida está principalmente conformada de grasas saturadas y grasas trans, que aumentan directamente los niveles de triglicéridos y colesterol (LDL) en la sangre, lo que lleva a la formación de placas y de enfermedades cardiovasculares. Además, el aumento repentino de los niveles de azúcar en sangre lesiona los revestimientos de los vasos sanguíneos, lo que lleva a la inflamación crónica, fomenta la adhesión del LDL a las paredes de las arterias, bloqueando el flujo de sangre al corazón. Si el bloqueo es muy grande, se producen los infartos.
  6. Produce enfermedades renales: El motivo por el que nunca puedes negarte a un plato de papas fritas es porque contienen un alto nivel de sales finas procesadas que aumenta la salivación y la secreción de enzimas que aumenta tu antojo por estos alimentos. Los niveles elevados de grasas no benéficas y el sodio de la sal afecta el balance sodio-potasio del cuerpo, generando hipertensión. Como los riñones son los encargados de filtrar las toxinas de la sangre.
  7. Daña tu hígado: El consumo de comida basura durante un cierto período de tiempo genera un efecto dañino similar al efecto del alcohol en el hígado. Un reciente estudio asegura que quienes comen comida basura y no realizan ejercicio presentan cambios en las enzimas del hígado en tan solo 4 semanas. Estos cambios son similares a los observados en quienes tienen un problema de abuso de alcohol.
  8. Aumenta el riesgo de padecer cáncer: La falta de fibra es el principal motivo de por qué el consumo de comida basura se asocia a un mayor riesgo de cáncer en el sistema digestivo. Un estudio publicado en el European Journal of Cancer Prevention reveló que el consumo excesivo de comida basura con alto contenido graso y de azúcares puede aumentar las probabilidades de padecer cáncer colorrectal. Además, una investigación del Centro Fred Hutchinson de Investigación para el Cáncer en Seattle mostró que los hombres que ingerían comidas fritas más de 2 veces al mes tenían un mayor riesgo de padecer cáncer de próstata.
  9. Causa diabetes tipo II: Una de los factores que más contribuyen al aumento de los casos de diabetes son las dietas poco saludables, con comida basura . Las dietas saludables proveen al cuerpo de un flujo constante de glucosa, que ayuda a mantener la sensibilidad a la insulina. Cuando consumimos comida basura, el estrés que genera en el metabolismo afecta la capacidad del cuerpo de utilizar la insulina correctamente. Como este tipo de comida no tiene fibras, su consumo lleva directamente al aumento en los niveles de azúcar en sangre.
  10. Aumenta el riesgo de demencia: La insulina se produce en el páncreas y ayuda en el transporte de la glucosa para el resto del cuerpo. La insulina también se produce en el cerebro, donde ayuda a transportar las señales entre las células nerviosas y la formación de memorias. Un estudio realizado por la Universidad de Brown sostiene que el exceso de comida basura y dulces puede aumentar sustancialmente los niveles de insulina en el cuerpo, y que al igual que con la diabetes tipo II, el cerebro deja de responder a esa hormona y se vuelve resistente a ella. Esto puede restringir nuestra habilidad de razonar, crear recuerdos y por tanto, aumentar el riesgo de padecer demencia.
Desde el punto de vista financiero

“México es el principal consumidor de comida preparada de América Latina y el segundo con más obesidad en el mundo”. En EUA ha aumentado dramáticamente el 25% de las personas que consumen principalmente dietas de comida basura. Esta tendencia ha aumentado las numerosas enfermedades crónicas y explica las razones por las que comer comidas chatarra es malo para tu salud.
Las principales enfermedades que derivan de la ingesta diaria de comida chatarra son: la obesidad, diabetes tipo 2, depresión, deficiencia de nutrientes, excesos de azúcar y sodio. “El consumo excesivo de sal contribuye a la presión alta y enfermedades del corazón, hígado y riñón”, de acuerdo con Hardvard Health Publications.
El problema es grave. Los niños en México comen comida rápida como una parte regular de sus dietas consumiendo más grasa, carbohidratos y azúcar procesada en los refrescos. México es un buen negocio para ingerir comida preparada. En 2012 las industrias que elaboran comidas preparadas se embolsaron beneficios 28,300 millones de dólares. El doble de que gastan en Brasil.
Las tiendas abiertas las 24 horas son los grandes surtidores de comida chatarra y comida preparada. Su presencia ya es nacional. Los beneficios en México de las refresqueras y los fabricantes industriales de comida prefabricada crecieron a una tasa del 10%.
Datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público muestran que, de enero a junio de este año, entraron a las arcas del gobierno 12,782 millones de pesos, lo que significó un incremento de 31.2% en términos reales respecto al mismo periodo del 2017, cuando la recaudación sumó 9,283 millones de pesos.
El IEPS a la comida chatarra se creó con la reforma hacendaria del 2014. De esta manera, se paga una tasa de 8% por cada 100 gramos o mayor a los alimentos no básicos con alta densidad calórica, cuyo contenido energético sea de 275 kilocalorías.
Durante el primer año de implementación de este gravamen, en el primer semestre logró recaudar 6,014 millones de pesos, cifra que incrementó 31.8% en el 2015, mientras que en el 2016 aumentó tan sólo 1.9% y, el año pasado, los ingresos por este IEPS crecieron 3.1 por ciento.
Desde la aplicación de los impuestos a comida chatarra, cuyo objetivo es combatir los problemas de sobrepeso y obesidad, así como las enfermedades que se generan, diversas organizaciones han salido a criticar estas medidas, sobre todo porque, a su parecer, sólo tienen un fin recaudatorio.
Por ejemplo, la Asociación Nacional de Productores de Refrescos y Aguas Carbonatadas señala que este tipo de IEPS afectan más a los hogares de bajos recursos. De acuerdo con sus estimaciones, 62% de lo recaudado por el IEPS a bebidas azucaradas proviene de los hogares de ingresos más bajos de la población.
“Hay evidencia alrededor del mundo que subir el precio a este tipo de productos a través de un impuesto sí reduce su consumo y, en el largo plazo, disminuye el riesgo de enfermedades; sin embargo, no es una receta mágica. No sólo se debe de poner el impuesto y ya, debe ir acompañado de un gasto eficiente y otro tipo de medidas para combatir estos problemas”, acotó el investigador del CIEP.
Entre las medidas que el gobierno pudiera implementar para ayudar a combatir estas enfermedades está el llevar agua potable a zonas de escasos recursos, mayores programas de actividad física para los mexicanos, así como bebederos en escuelas o zonas comunes.
Agregó que el gobierno debe transparentar más los recursos que se dan para combatir estos problemas ya que actualmente no hay manera de ver que, efectivamente, los ingresos obtenidos por estos gravámenes se destinen a su objetivo.

Estrategia Nacional para la Prevención y Control del Sobrepeso, Obesidad y Diabetes

La Estrategia Nacional promueve la construcción de una política pública nacional que genere hábitos de consumo alimenticio saludables y la realización de actividad física en la población, involucrando, como he señalado, a los sectores público y privado, así como la sociedad civil.
Por lo que se mantiene en una línea de acción en materia de comunicación educativa e intervenciones para la regulación, control y sensibilización que reduzcan el consumo de alimentos y bebidas con alta densidad energética y bajo valor nutricional. Las acciones se dirigen a toda la población, particularmente a escolares y personas con sobrepeso y obesidad, así como las que padecen enfermedades no transmisibles, principalmente diabetes.
México està pasando por el fenómeno de transición nutricional , teniendo como características una occidentalización de la dieta:

  • Aumenta la disponibilidad a bajo costo de alimentos procesados, adicionados con altas cantidades de grasas, azúcares y sal
  • Aumenta el consumo de comida rápida y comida preparada fuera de casa para un sector creciente de la población
  • Disminuye el tiempo disponible para la preparación de alimentos
  • Aumenta de forma importante la exposición a publicidad sobre alimentos industrializados y de productos que facilitan las tareas cotidianas y el trabajo de las personas, disminuyendo de este modo su gasto energético
  • Aumenta la oferta de alimentos industrializados en general
  • Disminuye de forma importante la actividad física de la población

La actividad física es reducida, ya que la mayor parte del tiempo está dedicado a la compra y el consumo de alimentos y no existe organización para promover la actividad física, de tal forma que la inactividad ha ido permeando en todos los grupos poblacionales, desde la infancia hasta la población adulta y adulta mayor.

Regulación:

En materia regulatoria, durante los últimos años se han realizado esfuerzos entre los que destaca el Acuerdo Nacional para la Salud Alimentaria (ANSA), en el marco del cual se emitieron los Lineamientos Generales para el expendio o distribución de alimentos y bebidas en los establecimientos de consumo escolar de los planteles de educación básica. Aún así, no se ha logrado tener un impacto general en los mecanismos de comercialización y publicidad de los alimentos y bebidas procesados.

Red Mexicana de Municipios por la Salud  (Nutrición para niños)
  • Promover que los vendedores localizados afuera de las escuelas ofrecen mayoritariamente o exclusivamente frutas, verduras y agua simple potable
  • Tienditas saludables
¿Cómo evitar la comida chatarra?
  • ASISTIR AL NUTRIÓLOGO
  • DESAYUNAR CORRECTAMENTE EN CASA
  • LLEVAR LUNCH O SNACK (PREPARADO CON ANTICIPACIÓN)
  • LLEVAR TERMO CON AGUA SIMPLE O NATURAL
  • TRATAR DE NO HACER GASTOS HORMIGA  O EN CASO DE LOS NIÑOS NO DARLES DINERO
  • OPTAR POR PREPARACIONES QUE NO SEAN FRITAS, CAPEADAS O EMPANIZADAS
  • COMPRAR  FRUTA O VERDURA (EN PORCIÒN MODERADA)
  • NO IR CON HAMBRE AL SUPERMERCADO PARA EVITAR COMPRAR CHATARRA
  • NO CAER EN LA MERCADOTECNIA (APRENDER A LEER ETIQUETAS)

 
Te recuerdo que para más información me puedes encontrar en:
Facebook
Instagram
Twitter
 
 
 
 
 
 


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *