Inicia sesión / Regístrate
Canción actual

Title

Artist


¿Cómo cuidarte en diciembre?

Ya están por llegar las fiestas decembrinas, en lo personal me encanta esta fecha ¿a ti no?, es una época que se distingue por su colorido, luces brillantes, regalos, convivencia y dietas se dejan de lado, ya que es común que celebremos alrededor de la mesa con platillos elaborados o más lujosos de lo habitual para proporcionar un ambiente festivo, sumando el calor familiar y gente querida. Lo cual es una de las identidades de las reuniones de fin de año.

Ahora bien los invito a retomar la importancia de esta fecha, la Navidad es una de las fechas más importantes del cristianismo, donde se conmemora el nacimiento de Jesucristo, lo dice su nombre como para los angloparlantes se denomina Christ- mas “acto religioso o sacramento de Cristo”, así como en algunas lenguas germánicas Weihnachten “noche de bendición”. El 25 de diciembre es una día festivo en muchos países celebrado por millones de personas alrededor del mundo y también por un gran número de no cristianos.

¿Qué significado tiene la Navidad en tu vida? ¿realmente se trata de comer, fiesta, regalos y tradiciones anuales? ¿me permites invitarte a reflexionar sobre tus acciones, creencias y costumbres?

Sin salirme de este margen de reflexión, después de 365 o 366 días viene otro período de tiempo igual a lo que llamamos Año Nuevo, ciclo que comenzará el 1º de enero en casi todo el mundo, en caso de China y algunas otras religiones se celebra en fechas distintas. ¿Pero qué significado tiene el comenzar de nuevo o el dejar todo lo sucedido en el año pasado? ¿cuántos de los propósitos cumplimos?

Generalmente fijamos objetivos o metas con falta de convicción como el hacer ejercicio, es por eso que todos los gimnasios o centros deportivos se encuentran saturados, pero nos dura poco la perseverancia; dejar de fumar es otro muy sonado pero poco logrado, perder peso y hacer dieta, revisar y cuidar mi salud, realizar un calendario de citas médicas, comer saludable, tomar agua, dejar el alcohol, ahorrar y salir de las deudas, leer más, organizar mi tiempo, closet y/o vacaciones. 

¿Qué podemos hacer para que diciembre no sea igual que siempre?

Lo primero que quiero recomendarte es que logremos descentralizar la comida para tener control sobre lo que consumes y no al revés, los alimentos no nos deben controlar a nuestra vida. La comida es un acto social ¿existe alguna reunión que no tenga un café o bocadillo de por medio? pero te recuerdo que no todo gira entorno a este acto, no es una regla consumir todo lo que nos ofrecen, tampoco es mala educación saber decir: NO GRACIAS.

Le llamamos costumbre a la tendencia o hábito que se genera o también se adquiere por la práctica diaria, esto puede ser consciente o inconsciente, así que elimina de tu vida aquellas costumbres y tradiciones que hagas por inercia o por agradar al otro nada más, especialmente si es negativa o repercute en tu salud, aléjate de todo aquello que no te hagan feliz sin mostrar impacto positivo a corto o largo plazo. Posteriormente modifica y crea planes para desarrollar hábitos y costumbres que aporten a tu vida y a la de los que te rodean. 

Y aquí comienza lo interesante, como cultura normalizamos los excesos o la sobrealimentación compulsiva, pero estamos hablando de un desorden en la conducta alimentaria, en la cual una persona o una familia consume grandes cantidades de comida al punto de llegar a una sensación incómoda fisiológicamente hablando, pero en el enfoque emocional podemos provocar vergüenza y baja estima, aunque esto no se expresa de inmediato.

La mayoría que sufre de sobrealimentación compulsiva tiende a padecer sobrepeso u obesidad, aunque aquellos con peso normal también la pueden sufrir. Muchas veces los afectados por este desorden lo han estado desde la infancia y usan la comida para manejar sus emociones. Por ejemplo: Repetir platillos en porciones bastas, comer durante un largo periodo de tiempo, incluir (botana, entradas, plato fuerte, postre y bebidas) sin discriminar ninguna oportunidad para comer, además de elegir mayoritariamente alimentos con alto contenido energético y poco nutricional, además del famoso e imperdible recalentado.

Entre posadas, intercambios, cenas de Navidad y Año Nuevo con mala fama por desencadenar numerosos casos como la acidez estomacal, desórdenes digestivos y estragos en el control de peso. En efecto, durante esta temporada podemos degustar todo tipo de platillos de la época con alto contenido de calorías, pero también es posible evitar que todos esos deliciosos alimentos afecten nuestra salud. Que tu propósito de Año Nuevo sea lograr los propósitos acumulados en años anteriores.

Por lo que quiero darte recomendaciones específicas que evitarán que pases un mal rato durantes las fiestas:

  • Disfruta tus platillos hogareños favoritos y tradicionales, es el mejor momento y los días adecuados para hacerlo, sólo modérate
  • Cocina la cantidad suficiente para el día de la celebración, evita que el recalentado dure hasta febrero
  • Involucrate en la organización y preparación de alimentos
  • Lo mismo sucede con la botana y los postres, planifica bien las compras, da variedad y evita los excesos
  • Prepara guarniciones y entradas ligeras antes de servir los platos fuertes
  • Crea un menú a base de ensaladas o verduras asadas, además de carnes magras como pescado, pollo o cerdo
  • Puedes comer “de todo un poco” sólo intenta no llenar los platos más de lo que lo haces en tu día a día
  • Come despacio, con tranquilidad y masticando bien los alimentos
  • Hidrátate durante todo el día con agua simple y evita bebidas endulzadas o gaseosas
  • Limita las copas de vino durante la comida y resérvate la copa para brindar
  • Al terminar las comidas, no te vayas a acostar, realiza actividades dinámicas, muévete y diviértete
  • Aunque hayas realizado una comida copiosa no te saltes el resto de las comidas, pero come ligero
  • Añade fibra a la dieta con frutas y verduras como snack
  • Desayuna pera, mandarina, uvas, papaya, manzana o higo con un poco de yogurt sin azúcar y un té de manzanilla o alcachofera
  • No te desveles demasiado, te dará hambre quedarte en tiempos extras
  • No abuses de el consumo de sal, azúcar, grasas, alcohol ni cafeína

Aplica estas técnicas sencillas y compartelas, recuerda que la unión hace la fuerza. Lo mejor de todo es que cumplir esta labor es más sencillo de lo que te imaginas. Sólo es cuestión de planificar el contenido de los menús con asesoría profesional para evitar creencias erróneas, así cómo tener un poco de fuerza de voluntad para no caer en la tentación de consumir absolutamente todo.

Por último y no menos importante, nos conviene tomar en cuenta que los días festivos durante diciembre son excepciones, el resto del año debes continuar tu alimentación sana, variada y equilibrada. No me queda más que desearte mucha felicidad, amor y salud. ¡Felices fiestas!

 
Agenda tu cita este enero 2019
Facebook
Instagram
Twitter


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *