Inicia sesión / Regístrate
Canción actual

Title

Artist


Excesos patrios…

Bienvenido septiembre, incluidos los excesos patrios, no solo iniciamos mes, también estamos cerca de entrar en el otoño, para muchos la estación favorita del año, además de sentirnos más mexicanos que nunca,  cuatrimestre de fin de año complicado y lleno de comidas especiales de la temporada. Así que el hincapié radica en “pura gordura”.
La alimentación del mexicano radica en la influencia de la comida rápida de cualquier tipo, y la casera, aunque en tiempos de “Godinez” u oficinistas se llega al punto consumir lo primero que se encuentra o hasta el hecho de no comer; desorganización que no lleva a consumir más energía de la que necesaria, lo cual favorece a la obesidad, que es un problema de salud pública alrededor del mundo y en México, donde se declaró en 2016 alerta epidemiológica por sobrepeso y obesidad, padecimiento que afecta al 72,5 % de los adultos, al 36,3 de los adolescentes y al 33,2 % de niños de cinco a 11 años, según cifras oficiales.
Para todo esto se debe tomar en cuenta el tipo de grasa que se consume en grandes cantidades y con frecuencia, especialmente la grasa con la que cocinan en los puestos de la calle (aceite recalentado) o donde habitualmente comemos por practicidad o precios, con el ingrediente oculto de la contaminación ambiental que rodea esta situación. No le damos la importancia necesaria a evitar el tipo de grasa que contiene ácidos grasos saturados que elevan el colesterol LDL, que tiene un papel alterogénico para nuestra salud. Como consumidores lo que se desea es saciar el hambre, sin afectar demasiado al bolsillo, pero no se coloca en tela de juicio el impacto en el bienestar de nuestro organismo.
Se dice que el auténtico sabor de México está en estos puestos, pero solemos arriesgarnos por la calidad mínima de los alimentos, con el argumento de un sabor intenso, “rico y consistente”, además de considerar al mexicano inmune a todo. Claro que como forma de adaptación si estamos habituados a comer en estos puestos llegaremos a tener desarrolladas las defensas a algunos patógenos gastrointestinales.
Nuestra tarea es ganar salud a base de menús personalizados, balanceados y nutritivos, realizar un esfuerzo con motivación y disciplina. Una alimentación es mejor para la salud, porque cuida la variedad, las porciones son más pequeñas y, en caso de alimentos de origen animal, estos tienen menos grasa. En torno a esta comida, encontramos ideales estéticos homogéneos y estrictos. La elección del consumidor entre estos dos tipos de alimentaciones generalmente la gente no tiene la cultura de reflexionar de dónde vienen los alimentos, al final todo inicia por el placer efímero de saciar nuestros gustos.
Es importante tomar en cuenta que además de la baja calidad de los alimentos que consumimos, las cantidades a las que estamos acostumbrados, de acuerdo a nuestras necesidades, son excesivas. Esto aunado al sedentarismo, es una pésima combinación.
Te propongo que en este mes patrio demuestres que eres mexicano de una forma distinta. ¿Por qué no salir del molde y celebrar comiendo de manera consciente y saludable? ¡Atrévete! ¡Inténtalo! y cuéntame como te sientes.
 
Sígueme en redes sociales:
Facebook
Instagram
Twitter
 


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Continuar leyendo