Inicia sesión / Regístrate
Canción actual

Title

Artist


¿Falta de motivación?

La palabra motivación deriva del latín motivus o motus, que significa “causa del movimiento”. La motivación puede definirse como “el señalamiento o énfasis que se descubre en una persona hacia un determinado medio de satisfacer una necesidad, creando o aumentando con ello el impulso necesario para que ponga en obra ese medio o esa acción, o bien para que deje de hacerlo”.
Otros autores definen la motivación como “la raíz dinámica del comportamiento”; es decir, “los factores o determinantes internos que incitan a una acción”.​ La motivación es un estado interno que activa, dirige y mantiene la conducta
Motivarse a sí mismo no es tarea fácil, sobre todo cuando parece que hubiera una fuerza invisible que trata de detenernos e impedirnos lograr lo que realmente queremos en la vida.
En psicología y filosofía, la motivación implica estados internos que dirigen el organismo hacia metas o fines determinados; son los impulsos que mueven a la persona a realizar determinadas acciones y persistir en ellas para su culminación. Este término está relacionado con voluntad (es la aptitud de decidir y ordenar la propia conducta. Propiedad que se expresa de forma consciente en el ser humano y en otros animales para realizar algo con intención de un resultado) e interés (sinónimo de importar y tiene tres grandes aceptaciones. Por un lado, hace referencia a la afinidad o tendencia de una persona hacia otro sujeto, cosa o situación).
En ocasiones es como si estuviéramos programados para rechazar aquellas cosas que nos hacen felices y que nos brindan realmente el éxito que tanto deseamos. Es importante no pasar por alto nuestras emociones y sentimientos, ya que son los motivos o las razones por las cuales postergamos y dejamos siempre para después nuestros sueños y las cosas realmente importantes en la vida.

¿Alguna vez te has sentido con falta de motivación?
  • Saber de qué se trata lograr el éxito en nuestro objetivo:

Regularmente tenemos objetivos o metas personales, pero no sabemos qué implica el hecho de hacerlas realidad. Como ejemplo, hablar de una persona que quiere adelgazar, sin embargo tiene amigos que también están en sobrepeso ¿qué es lo que hacen las personas normalmente con alguien que es radicalmente diferente? Lo más común es el rechazo
Ya sea por envidia, o por un sentimiento de inferioridad; la reacción natural y subconsciente de quienes no están logrando los mismos resultados, es atacar por medio del rechazo a la otra persona bajo alguna excusa o justificación.
De manera que, cuando no tenemos esto en cuenta, nuestra mente subconsciente se adelanta a pensar que esto va a suceder y lo que hace es trata de protegernos de esas situaciones negativas, de esos rechazos de parte de otras personas, o de cualquier otra consecuencia negativa de lograr el éxito en ese objetivo que queremos conquistar.
¿Cómo hace tu mente para protegerte? Simplemente generando rechazo o esa resistencia hacia lo que quieres lograr, hacia tus sueños y metas.
Pero cuando eres consciente de esta realidad, es posible que empieces a analizar y a descubrir cómo modificar ese futuro en donde tú ya lograste el éxito, para que no se den las cosas negativas; y por lo tanto, logres generar motivación en el presente y efectivamente lograr tu propósito.

  • Diferenciar desmotivación de pereza:

Generalmente o la mayor parte del tiempo nos consideramos perezosos; sin embargo, no sabemos que en realidad estamos sintiendo falta de motivación, y las dos cosas son muy diferentes.
La pereza simplemente es no querer hacer algo “porque sí“, pero la desmotivación puede ser causada por muchas razones. Una de las principales causas de desmotivación, es no saber cómo hacer las cosas.
A veces tenemos trabajos complejos o creativos que no sabemos cómo llevar a cabo. Entonces, en vez de sentirnos motivados y empezar a trabajar, pensamos “¿cómo vamos a hacerlo? No tenemos ni la más remota idea“, y nuestra mente inmediatamente genera desmotivación.
Diferenciar la pereza de la falta de motivación, implica que seas consciente si lo que hace falta a lo mejor es algo de investigación o de estudio; o por otra parte necesitas preguntar a alguna persona cómo hizo para lograr ese mismo objetivo; o que investigues y te documentes un poco más antes de empezar. Incluso, que pruebes diferentes cosas sin necesariamente tener un resultado en mente que te haga sentir tensionado.
La pereza tiene que ver más con la parte física y emocional, no con la motivación.

  • Prepararte adecuadamente:

Nuestra mente es perfecta en sentirse decepcionada y en generar desmotivación instantánea cuando algo sale mal. Nuestro cerebro, de alguna manera u otra, evolucionó para siempre tratar de predecir lo que va a ocurrir a continuación.
La mayoría de las veces cuando estamos escuchando una conversación, casi que sabemos lo que la otra persona va a decir.
Entonces, cuando nuestra mente percibe que algo simplemente fue distinto a como lo esperaba, se siente mal y empieza a generar pensamientos negativos; empieza a generar esa resistencia, ese rechazo ante lo que de alguna manera, no salió como ella quería.
Por eso, cuando nos preparamos adecuadamente, simplemente tenemos en cuenta montones de cosas que pueden salir mal y creamos una especie de contra propuestas o soluciones “en caso de” ante ese tipo de situaciones.
En esto va implícito el conocer e intentar para lograr avanzar y así tener opciones. El conocer estas situaciones, evidentemente nos hace más conscientes para tener en cuenta sus soluciones.

  • Eliminar las distracciones:

No te imaginas el daño tan increíble que te pueden hacer las distracciones en tu vida. En promedio, una distracción de 5 minutos puede causar 2 horas de improductividad ¿alguna vez haz notado cuánto tiempo inviertes en la desidia u ocio?. Es decir, una distracción te saca de un estado productivo y te deja por fuera del mismo, alrededor de 2 horas, según estudios científicos.
Y el elemento de distracción más común y más fuerte, y que más te puede afectar e influenciar: Es el celular, TV, por mencionar lo más común.
Si en cualquier momento alguien te llama o te envía un mensaje, o si suena una notificación; inmediatamente dejas de prestarle atención a lo que estás haciendo para dedicarsela al celular, así sea a algo totalmente irrelevante.
La idea es que en tus momentos de productividad elimines cualquier fuente de posible distracción y la dejes para después revisar. Se trata de que seas tú el que tenga el control de las cosas que hay en tu vida, y no ellas sobre ti.
Realmente todos podemos hacer estos ajustes y controlar nuestra propia vida, si es que realmente deseas lograr tus sueños y tener la motivación para trabajar en ellos. Enfócate en ti y toma en cuenta tus prioridades.

Dentro de esta existen dos tipos fundamentales:
  1. Motivación extrínseca: La causa de la conducta procede del exterior, como puede ser un premio, una amenaza de castigo, etc.
  2. Motivación intrínseca: Es aquella que no tiene otro objetivo excepto el propio placer o interés personal en realizarla. Está promovida por necesidades psicológicas como la causación personal, la efectividad o la simple curiosidad. Surge espontáneamente.
3P´s
  • Placer
  • Pasión
  • Próposito

 
Te invito a que me sigas en redes sociales: @nutralexa
Facebook
Instagram
Twitter
 


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Continuar leyendo