Inicia sesión / Regístrate
Canción actual

Title

Artist


Si bajo de peso, ¿voy a ser feliz?

Nuestro ideal de belleza no es solo nuestro,  suele ser  nuestra extraña síntesis de la mezcla de los prejuicios de nuestros padres nuestros familiares, nuestros amigos, los medios de comunicación y nuestra sociedad, en general, van dejando en nosotros. Lo mismo pasa con nuestro ideal de ser feliz.
Los ideales que internalizamos y a los cuáles les damos un significado importante en nuestra vida, como el ideal de la belleza, se convierten en la regla con la cual vamos a salir a medir el mundo, y más aún, con la que constantemente nos medimos a nosotros mismos.
Uno de los mandatos más importantes del ideal de belleza actual es: “debes estar delgada y para ello debes bajar de peso”. Existe toda una industria dispuesta a medir al mundo entero con tal de hacerles notar que están en deuda con la belleza si no cumplen con los estándares para conseguir las medidas del cuerpo perfecto.
La industria controla el modelo a seguir y vende el remedio para alcanzarlo. Un negocio redondo. Cuando el modelo se vuelve accesible al cliente, éste cambia y el estándar de exigencia se eleva. Como ejemplo, hasta hace unos años alcanzar el estándar de belleza, y con él la felicidad asociada a ella, bastaba con estar delgada; esto provocó múltiples transtornos en las personas que atentaban contra su salud con tal de lograr alcanzar la talla deseada, como consecuencia, el ideal cambió: hoy no basta con estar delgada para ser bella, el modelo de belleza actual es el fitness. El cuerpo perfecto debe ser delgado, pero musculoso, esto da la idea de “salud” que viene a suplantar la estética del cuerpo enfermo y delgado del ideal anterior. Un punto más para la industria.

Quien controla mi ideal me controla a mí

Pero, ¿qué pasa si el ideal con el que nos tenemos que medir y no es nuestro o no lo pusimos nosotros mismos? La respuesta es sencilla: no lo vamos a conseguir. Y no solo eso, sino que es posible que pasemos gran parte de nuestra vida buscando alcanzar una meta imposible (un cuerpo de revista) frustrándonos por no poder conseguirlo, alejándonos más de nosotros mismos e, incluso, poniendo en riesgo nuestra salud.
“Bajar de peso” es solo una forma más de nombrar nuestra constante insatisfacción con nosotros mismos. Es una máscara más de una insatisfacción más profunda que el peso. Refleja la queja por no equilibrar nuestra vida, por haber perdido la brújula de nuestro camino en algún momento y no saber para dónde ir y tener que buscar en la supuesta satisfacción o beneplácito de los otros, nuestra propia felicidad.
Les dejo aquí algunos artículos:  http://www.lacronicadesalamanca.com/?s=delgadez+sinonimo+de+felicidad

Aprendí que la delgadez NO te da la felicidad


http://soysaludable.com/la-felicidad-depende-del-peso/
Escrito por L.N Maribel Cerro Panizo
Equipo confromado por:
Psicóloga Mariana González
Nutrióloga Maribel Cerro


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *